sábado, 5 de noviembre de 2011

Lo llaman democracia y no lo es

El Roto, El País, 5/11/2011
Sí, a la vuelta del exilio me sorprendió la enorme complacencia existente en la cultura política dominante en nuestro país, que definía la transición de la dictadura a la democracia como modélica, responsable –así se nos decía- de que tuviéramos ya una democracia homologable a otras democracias europeas. Un examen objetivo y riguroso de la democracia en España mostraba, sin embargo, sus enormes insuficiencias, resultado del dominio que las fuerzas conservadoras habían tenido y continúan teniendo sobre los aparatos del Estado. Este dominio ha dado también como resultado el enorme subdesarrollo del estado del bienestar. España, después de treinta y tres años en democracia, todavía tiene el gasto público social -que cubre el gasto que financia las pensiones, la sanidad, el sistema educativo, los servicios sociales, la vivienda social y un largo etcétera- por habitante más bajo de la Unión Europea de los Quince, el grupo de países de semejante desarrollo al nuestro. Estos déficits se están acentuando todavía más ahora, con la crisis. De ahí la serie de artículos que he ido escribiendo durante la crisis denunciando la escasa democracia existente en España, concluyendo con el título “Rebélate”. […]

Si España tuviera una política fiscal como Suecia, el estado español –tanto central como autónomo y municipal– ingresaría 200.000 millones de euros más de lo que ingresa, con lo cual, no sólo se podría reducir el déficit del Estado, sino también el déficit social de España respecto al promedio de la UE-15. Y podríamos también eliminar el desempleo. […]

El desempleo en España es de casi cinco millones. Si el porcentaje de la población adulta que trabaja en los servicios públicos del Estado del bienestar (como sanidad, educación, formación profesional, servicios sociales, vivienda social, y un largo etcétera) fuera, en lugar del 10%, el 25% como Suecia, España ofrecería más de cinco millones de puestos de trabajo más. En Suecia, uno de cada cuatro suecos trabaja en el estado del bienestar. En España, sólo uno de cada diez. Si fuera uno de cada cuatro, el desempleo habría desaparecido, pues se habrían creado más de cinco millones de puestos de trabajo.


#Indignados, documental sobre el Movimiento 15-M, dirigido por Antoni Verdaguer y producido por Josep Jover.













Manel Fontevila, Pasa en Europa, Público, 4/11/2011

Pedro Olalla reflexiona desde Atenas sobre la situación que vive Grecia entendida en un contexto global.

1 comentarios:

Erudio_procul_imperium dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba